El impacto de nuestras creencias – Actúe «como si»

«La mayor parte del éxito viene de ignorer lo obvio.» – Trevor Holdsworth

Las creencias que cada uno de nosotros tiene sobre sí mismo, sobre los demás y sobre la naturaleza del mundo tienen un impacto considerable sobre la calidad de nuestra experiencia vivencial.

Por causa del efecto de «Profecías que se cumplen a sí mismas«, las creencias influyen sobre el comportamiento; pueden apoyar o inhibir un comportamiento particular.

Es por esta razón que es tan importante modelar las creencias.

Una de las formas más sencillas de modelar las creencias de las personas con habilidades sobresalientes es preguntarles por qué hacen lo que hacen. Las respuestas que te darán serán ricas en perspicacia en cuanto a sus creencias y valores.

Se cuenta que había un niño en Roma quien pasaba horas observando a un joven trabajar asiduamente. Finalmente, el niño preguntó: «Signore, ¿para qué martilla sobre esa piedra?» A lo cual Michelangelo interrumpió su trabajo y le respondió: «Porque hay un ángel encerrado en ella que quiere salir.»

Las creencias generalmente toman una de tres formas principales. Pueden ser creencias sobre el significado de las cosas. Por ejemplo, si tú crees que la vida básicamente se trata de una lucha competitiva seguida por la muerte, seguramente tendrás una experiencia vivencial muy diferente a la que tendrías si crees que la vida es una especie de escuela espiritual que ofrece muchas lecciones de enriquecimiento.

Las creencias también pueden ser sobre qué causa cuales cosas (causa y efecto). Este tipo de creencia dará pie a las reglas por las cuales escogemos vivir. O también pueden ser creencias acerca de que es significativo y que importa más, lo cual da lugar a nuestros valores y criterios.

Al modelar tus creencias, debes enfocarte en aquellas que sean más relevantes y que mejor apoyen las habilidades y competencias que más te interesan. Algunas buenas preguntas para obtener creencias y metáforas apropiadas son:

1.) ¿Por qué haces lo que haces?

2.) ¿Que significa esto para ti?

3.) ¿Que sucedería si no hicieras lo que haces?

4.) ¿A qué se parece lo que haces? ¿Con qué se puede comparar?

5.) ¿Qué hay acerca de esto que te proporcione la sensación de poder?

Una vez obtenidas las creencias para tu modelo, puedes comenzar a experimentar con ellas por ti mismo. Cuando vas más allá del simple entendimiento y realmente te «pruebas una creencia» para «ver cómo te queda«, la diferencia puede ser profunda.

Esto lo puedes hacer simplemente actuando por un tiempo como si las creencias fueran ciertas e ir tomando nota de los cambios cuando lo hagas. Una de las creencias básicas de Einstein era la de que el universo es un lugar amistoso. Imagínate que tan diferente podría parecerte el mundo si actuaras como si esto fuera cierto.

¿Que nuevas acciones emprenderías si creyeras eso?

¿Que harías de manera diferente?

¿De que más serías capaz?

Si logras darte cuenta de que lo único que te separa de lo que tu quieres es una creencia, puedes comenzar a adoptar una nueva sencillamente actuando como si esta fuera cierta.

Por cada dia, pon todo lo que tienes en todo lo que haces.

¡Lo mejor está por venir!

Comments are closed.

Password Reset

Please enter your e-mail address. You will receive a new password via e-mail.